10 claves para gestionar la incertidumbre

incertidumbre

Recupero un extracto de “Decidir en tiempos de incertidumbre”, brillante artículo de Javier Fernández Aguado en el que aporta 10 claves para conducirse de manera óptima en la cambiante época que nos ha tocado vivir.

Os animo a que lo leáis con detenimiento pues sus certeras reflexiones nos sirven sin duda de ayuda  tanto para el terreno personal como para el profesional.

 

 
(….)
NON PLUS ULTRA
La frustración procede de la excesiva distancia que separa las expectativas de los logros. Durante la época de crecimiento económico se prometió the sky is the limit.
Muchos se encuentran chasqueados porque pensaron que ni en la economía, ni en el desarrollo, ni en la empresa había barreras. La vida se desarrolla entre demarcaciones y hay que contar con ellas en lo personal y en lo corporativo.
 
NON MULTA, SED MULTUM
Tenemos que diversificar las ilusiones. Nuestra vida es un proceso que vamos desarrollando por fases. Romano Guardini, en ‘Las etapas de la vida’, enseña que cada período de la vida cuenta con específicas circunstancias.
No debemos permitir que nos vivan la vida. Lograrlo, reclama reflexión en medio de una civilización de la prisa, del apresuramiento, del ruido…
 
 
 
AD CALENDAS GRAECAS
No mitificar antes de tiempo. Algunas depresiones personales o colectivas proceden de haber encumbrado improcedentemente a alguien. Los griegos recomendaban no juzgar a nadie hasta que se hubiera muerto y transcurrido bastante tiempo tras ese momento. ¡Cuántas veces empresarios, profesionales o incluso representantes de Dios considerados perfectos han dejado al descubierto

contradicciones profundas! Hemos de darle tiempo al tiempo, sobre todo a la horade juzgar.

 
AGE QUOD AGIS
Aristóteles escribió en ‘Ética a Nicómaco’ que lo más importante en la vida es definir bien la causa final. Es lo primero en la intención y lo último en la consecución. ¡La mitad del camino está hecho cuando se establece con certeza y coherencia el destino!
 
ARS LONGA VITA BREVIS
Hay demasiado viejo prematuro, se multiplica el número de personas desencantadas, cínicas: creen que ya lo han visto y vivido todo. Hemos de mantener la llama de la ilusión. Los templarios, y es un ejemplo paradigmático, desaparecerían por falta de ilusión colectiva en 1291 cuando Acre les fue arrebatado. Cometieron un error grave: dejaron de pensar en su servicio a la sociedad para centrarse, ya en Chipre, en la gestión de su propio patrimonio. Su disolución, en 1307, no fue sino la triste consecuencia de un proceso fallido.
 
QUI FECIT NIMIS, FECIT NIHIL
Quien se enfrenta a demasiadas iniciativas, al final no acaba nada. Es aconsejable elegir bien las batallas en las que nos embarcamos. Parafraseando a Shakespeare: mis frágiles hombros no pueden soportar el peso de todos los problemas de lahumanidad. Tenemos que distinguir lo resoluble de lo irresoluble y pactar con lo irresoluble.
 
QUALIS PATER TALIS FILIUS
Los procesos de innovación han de ser a favor de la persona, no en su contra. Las organizaciones han de situar como centro a la persona. Se lee en el Quijote: “Sancho, Sancho, los hombres son como Dios los hizo y algunos peor”. Tendríamos que centrar el foco en las personas. Cuando así se hace, las organizaciones son sostenibles. Una empresa ha de ser una compañía, el lugar en el que cum panis, el espacio en el que se comparte el pan.
 
FAMA CRESCIT EUNDO
No hemos de depositar nuestra paz en la boca de los hombres. Hay que construiruna autonomía suficiente y establecer la propia causa final independientemente de lo que otros comenten. De ese modo, avanzar por el camino que cada uno denosotros, en conciencia, considere que ha de recorrer.
 
DE GUSTIBUS ET COLORIBUS NON EST DISPUTANDUM
No debemos empeñarnos en agradar a todos en todo, todo el tiempo.
Paralelamente es importante no empeñarse en desagradar a todos en todo, todo el tiempo. Defender las propias ideas y criterios, sin cerrilismos, abiertos al aprendizaje es lo adecuado. Ser persona es definir un proyecto y seguirlo. Es decir, marcarse su causa final y luchar por alcanzarla.
 
PER ASPERA AD ASTRA
Narra una fábula guatemalteca que una abuelita explicaba a su nieto que todos acabamos transitando por un caldero de agua hirviendo. Se plantean tres opciones: ser como el huevo que tras caer a la cazuela se vuelve duro; ser como una patata que se deshace; o un grano de café, para que tras un rato en el puchero, huele y sabe bien.
 
¡Cuántas veces reiteramos rutinas porque nos da miedo enfrentarnos a la incertidumbre!
Estamos sanamente condenados a vivir en incertidumbre. No deberíamos permitir que esa realidad inapelable nos frunza el alma.
 
http://www.gref.org/nuevo/articulos/art_200616.pdf
 

El síndrome de la disculpa permanente

perdón¿Te has fijado en si antes de hablar ya te estás disculpando por expresar tu opinión? ¿Te da apuro mandar a tu equipo y te sientes mal por ello?  Quizás te interese leer este artículo de Beatriz Navazo sobre “El síndrome de la disculpa permanente”

 

 

 

 

 

http://www.mujerhoy.com/vivir/psicologia/201606/02/siento-basta-disculpas-20160602165801.html

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Valores fondo de armario en ¡VALORÍZATE YA !

Os invito a conocer el nuevo portal sobre Valores, VALORÍZATE YA,  en el que colaboraré mensualmente. Abordaremos un montón de aspectos en relación a los valores que os pueden interesar, artículos, post, talleres …… Y ¡aquí va mi primer post!. Espero que os guste, si es así, que lo compartáis.

¿Ya conocéis vuestros valores “fondo de armario”?

http://www.valorizateya.com/

Rapport

20160531_150841Hay un concepto que se utiliza en Coaching que se llama Rapport. El Rapport significa la “sintonía” que se establece entre dos personas, puede ser psicológica, emocional. No sólo en una sesión de coaching, obviamente en cualquier situación de comunicación entre dos personas es bueno generar este clima de confianza, de complicidad.

¿Puede forzarse o surge?

Yo diría que surge de forma espontánea en varios niveles. ¿Os habéis fijado que según con quién habláis vuestro lenguaje cambia y se adapta al interlocutor?. Tendemos a usar los latiguillos de la otra persona, incluso a imitar sus gestos, o cambiar el tono de la voz. Se crea un lenguaje común que sólo usas con esa persona.

Sin embargo este Rapport se puede provocar para facilitar la comunicación. Simplemente imitando sutilmente  el lenguaje verbal y corporal de la persona que tenemos enfrente. Para ello observaremos con calma, puede ser una persona que necesite espacio, o bien cercanía, que se mueva mucho cuando habla o sea sosegada. Según esto actuaremos.

¿Quién puede hacer rapport?

Un emprendedor vendiendo sus servicios, un comercial, un terapeuta, un profesor, un orador ante su público, incluso es muy útil en una entrevista de trabajo.

Siempre recomiendo a mis alumnos que en sus entrevistas sean los más auténticos posibles. Que una entrevista es una selección bilateral, la empresa te evalúa pero también tú a ellos. Pero dentro de la autenticidad un poco de rapport con el entrevistador no está de más. Encontrar una persona parecida a tí siempre genera simpatía así que adapta tu energía y tus formas a las de tu entrevistador.

Y está claro que dentro del Rapport un elemento importante además de tu actitud, tu voz, tu tono, tus gestos es LA VESTIMENTA.

Igual que con lo demás, en cualquier ocasión debes sentirte cómodo y sentirte tú, pues esto es lo que te dará la seguridad que necesitas. Pero también es interesante adecuarse al auditorio al que te diriges.

Escoge con cuidado lo que quieres transmitir porque la primera impresión hablará de tí: seguridad, desenfado, iniciativa.

Enfócalo como algo divertido, en el que manteniendo tu esencia puedas “disfrazarte” para la ocasión y adquirir otro rol. Juega con tu versatilidad y elige con cuidado los colores, y el atuendo. Sin olvidar la máxima “menos es más“, si dudas mejor apuesta por algo neutral.

Hay  profesiones que nos dan más margen de actuación y podemos ser un poco más extravagantes a la hora de vestir, incluso esta imagen diferente puede ayudar a “vendernos“. Pero hay sectores más “conservadores”, que todos conocemos, en los que hay que atenerse a las reglas. Yo recomiendo que si eres un poco rebelde y  te cuesta ponerte un traje o vestir de forma tradicional,  juegues con alguna prenda secreta que nadie vea pero que a tí te mantenga conectado contigo: una corbata, unos calcetines divertidos…. lo dejo a vuestra imaginación.

Y como un traje puede ser desde “una herramienta” hasta un “handicap” según con quién tratemos, os dejo el post de un amigo  que con su experiencia seguro nos iluminará un poco más en esto del vestir  para cada cliente.

http://juanmadeleon.blogspot.com.es/2010/10/vestimenta.html

¿Eres hombre de palabra?

hombre de palabra¿Eres hombre de palabra? ¿Cumples aquello a lo que te comprometes?

“Comprometerse” es fácil. Sólo hay que abrir la boca y las palabras salen solas. Y además son sinceras y de buena fe:

“Tranquilo, te mandaré un amigo que te lo arregla”. O “conozco a alguien en Recursos Humanos le pasaré tu curriculum”

Pero luego…la vida, las ocupaciones, la pereza… se entrometen y vamos posponiendo aquel compromiso, restándole importancia para no sentirnos mal y perdiendo la confianza de esa persona a la que le prometimos nuestra ayuda.

¿Y qué hay de lo que te prometes a ti mismo?

¿Acabas lo que te propones? Aquella dieta, ese blog que ibas a poner en marcha, correr….o ¿te cansas fácilmente?

 

¿Serías capaz de valorar tu palabra? .¿Te darías un  1 o un  10? ¿Sería igual cuando te comprometes con terceros a cuando lo haces contigo mismo?

Algunas personas cumplen aquello a lo que se compremeten y no se comprometen a más de lo que pueden. Son personas que generan confianza. A las que podemos acudir.

¿Y cuando no la cumplimos con nosotros mismos?  Entonces lastimamos nuestra autoconfianza.

Te da pudor contar a tu círculo tu nuevo plan porque te conoces, y no confías en tí. Sabes que buscaras mil excusas o te autosabotearás para no hacer aquello que en principio te motiva tanto. Quizás, al principio te dolerá en tu amor propio, te sentirás decepcionado  y te enfadarás un poco contigo mismo pero con el tiempo serás más permisivo y conformista hasta acostumbrarte. ¿Cual es la consecuencia? Que cualquier acción que emprendas ya la empezarás sin ninguna confianza en el resultado y  ante cualquier objetivo te preguntarás.. ¿Lo haré?

¿Te suena familiar?

Entonces ponte las pilas, cumple aquello a lo que te comprometes, no dejes las cosas a medias, o no te comprometas, no crees falsas expectativas ni a ti ni a terceros. Sé realista.

Cuando sientas que flaqueas recupera la motivación recordando el objetivo que querías conseguir.

Pregúntate ¿Para qué me comprometí a hacer eso?  ¿cómo me sentiré cuando lo logre?

Y recuerda, al escoger  tus objetivos, ten en cuenta tus habilidades y proponte retos desafiantes pero no imposibles, que te automotiven. Ni tan fáciles que te aburran ni tan difíciles que te provoquen ansiedad. Divídelos en submetas más pequeñas y alcanzables y ve premiándote conforme las logres.

Ya lo sabes, ¡aspira a un 10 !

Reconstruyendo a Diógenes

 

La frase (1)

 

 

Cada semana le doy un like a una nueva filosofía clásica y procuro aplicar lo mejor de ella. Nunca se acaba de aprender de los clásicos. ¡Por algo eran sabios!

Si últimamente he estado más bien estoica, ahora me he apuntado al cinismo.

Los cínicos enseñaron que la verdadera felicidad no depende de cosas externas como el lujo, el poder, incluso la salud.

La verdadera felicidad no consiste en depender de estas cosas tan fortuitas y vulnerables y, precisamente porque no depende de ellas, puede ser lograda por todo el mundo.

El más famoso de los cínicos fue Diógenes. Que no acumulaba nada como algunos creen, al contrario. Vivía con lo imprescindible. El síndrome al que pone nombre es debido al aislamiento social y descuido personal.

Os cuento un poco de él.

Se dice que habitaba en un tonel y no poseía más que una capa, un bastón y una bolsa de pan. Una vez  en que estaba tomando el sol delante de su tonel, le visitó Alejandro Magno, que se colocó delante del sabio y le preguntó si necesitaba alguna cosa, pues él se la daba. Diógenes contestó: “Sí que te apartes un poco y no me tapes el sol“.

De esta manera mostró que era más rico y más feliz que el gran general, pues tenía todo lo que deseaba.

¿¿UN POQUITO DE CINISMO??

“Oigo luego escucho”

escucha

 

Oigo luego escucho“…., no, lamentablemente no son sinónimos.

Este artículo ha sido  culpa de  un amigo que  tomando un café me hizo la gran pregunta:

 ” Y tú, ¿cómo estás? ”

Me pillo tan de sopetón  que no sabía qué contestar. No era la pregunta en sí, sino más bien el silencio que acompaño a la pregunta. Miré alrededor a ver si de verdad era a mí.

Esta pregunta suele ser retórica y va acompaña de un discurso de ” pues yo blablabla”. Así que nuestro cerebro ni se molesta en procesarla en busca de respuesta. Pura fórmula de cortesía en nuestra sociedad. Una mera introducción al monólogo posterior.

Pero vi que me lo estaba preguntando en serio, su cara mostraba  interés genuino y yo  no sabía qué decir. No se iba a conformar con un bien convencional. Si tu semana ha sido fenomenal es fácil, la respuesta vuela a tus labios sola pero ¿y si algo no ha ido como esperabas? No es cuestión de matar a tu interlocutor con todas tus aflicciones y dolencias varias, que a veces, tenemos tendencia a la “quejitis”.

Lo más normal es que esboces una tímida sonrisa y digas “bien”. Hay algunos que han elaborado una fórmula magistral “bien sin entrar en detalles”.

Esta, a priori, sencilla pregunta, implica que esa persona se va a tomar su tiempo en escucharte, ESCUCHARTE , eso que tanto necesitamos todos. Que tiene interés por tu bienestar, y que no era un pretexto para contarte “lo suyo”.

No me tachéis de feminista pero en un hombre esto aún es más insólito, os volvéis un poco batallitas con la edad…….

No conforme con eso, mi partner de conversación, me preguntó por un proyecto que sabía que no había cuajado y se interesó por cómo me lo había tomado … ¡guauu!  me había escuchado el día que se lo conté e imaginaba mi desilusión,   eso sí es EMPATÍA.

¿Por qué este fenómeno casi sobrenatural hoy en día de SENTIRNOS ESCUCHADOS nos produce estupor, desconfianza según a quienes, cuando debería ser lo natural?. Algunos verán la ocasión para sacar la artillería y explayarse a gusto. Yo creo que el tiempo de todos es oro y tampoco es cuestión de abusar. Pero por favor ¡qué bien sienta que te escuchen! que te escuchen de verdad.

No esperes a que te toque el turno de hablar, escucha de veras  y serás diferente.

Charles Chaplin

 

Una buena conversación es casi un arte y necesita un espacio y un tiempo para contestar. Una clave es controlar nuestra impaciencia y no sentirnos incómodos ante LOS SILENCIOS. Sí, esos que nos hacen sentir tan raros a todos y buscar frenéticamente algo que decir, y si puede ser inteligente e ingenioso mejor. Sin embargo, éstos sólo indican que el interlocutor está reflexionando, que hemos tocado un tema profundo y  que se está tomando su tiempo para contestar, no debemos apresurarle. La conversación se habrá vuelto reflexiva y habremos conectdo.

Una buena escucha  es más curativa que empezar a dar consejos a diestro siniestro, o desde luego vomitar toda nuestra semana. Muchas veces la otra persona sólo necesita desahogarse, no una solución mágica. Supone un ejercicio por nuestra parte de no andar buscando “el consejo rápido” aunque sea para ayudarle.  Y la prudencia debe ser tu mejor aliado si eres de los que gustas de contar todas tus penurias, o todos tus logros.

¡Recuerda!, dos orejas una boca. Habla la mitad de lo que escuchas.

Si no quieres convertirte en un monologista profesional  cuando termines de estar con alguien pregúntate:

¿He aprendido algo de esta persona?¿ la conozco un poco más que al principio? ¿le he hecho preguntas? ¿la conversación ha estado repartida?

Algunas pistas para desarrollar una buena escucha activa:

  • Mantén el contacto visual
  • Pon toda tu  atención, no mires el móvil ni el reloj.
  • Haz preguntas, demuestra interés, ofrece realimentación, parafrasea
  • Atiende al lenguaje corporal para saber qué siente esa persona. Desarrolla tu empatía y tu intuición. Aprende a descifrar las señales.
  • Da tiempo, respeta los silencios.
  • Cuida tu tono.

Y esto se aplica por igual a las relaciones entre personas que a las profesionales :¿ Un comercial no debe escuchar con interés a su cliente para detectar sus necesidades? no hablemos ya de profesionales de la salud mental o coaches ….

  Y TÚ, ¿OYES O ESCUCHAS?.

Motivar a los alumnos……¿Utopía?

motivación

¿MOTIVAR A LOS ALUMNOS ES UTOPÍA?

En absoluto, no lo es.

¿Y POR QUÉ?

Porque todos nacemos motivados. Desde pequeños sentimos la necesidad descubrir el mundo que nos rodea, comprenderlo, manejarlo. Así que la motivación, como la curiosidad, ya está en nosotros.

¿ENTONCES?

Paciencia, empecemos por el principio…

¿QUÉ ES MOTIVAR?

La motivación puede ser extrínseca es decir que viene dada desde fuera, cuando se hace algo para conseguir  otra cosa: “estudio para aprobar”  o intrínseca: “estudio para aprender.” Esta es la motivación interna.

Combinadas ninguna es mala. Como padres o profesores podemos motivar extrínsecamente a los alumnos para que estudien o tengan una determinada conducta.

¿CÓMO?

Con premios. Pueden ser elogios (sin pasarnos y siempre mejor al comportamiento en concreto) o algo que deseen mucho. Para los más pequeños una carita sonriente en la mano ya es motivo de orgullo.

Sin embargo no debemos abusar de esta motivación. Cuando los alumnos perciben que se está utilizando un premio externo para “controlarles” y conseguir  que hagan determinada acción  lo rechazan . Sin embargo si el premio les da también una información sobre su competencia es positivo.

Dicho esto, los estudios apuestan por la motivación intrínseca .

PERO SI YA LA TENEMOS ¿QUÉ ES LO QUE PASA?

La motivación intrínseca va aumentando con la edad, el niño crece y cada vez  quiere saber más,  lamentablemente se ha demostrado que  los niños la van perdiendo en secundaria y conforme avanzan cursos.

ENTONCES ¿ESTAMOS MATANDO SU CURIOSIDAD NATURAL?

Los estudios demuestran que sí.  ¿Razones? El sistema educativo: notas,  deberes… ¿Qué fomentan? la competitividad, la comparación , el resultado final.

En infantil los niños se concentran en los procesos de aprendizaje y en la tarea, sin importar el resultado. Pero cada vez el resultado tiene más peso.

Hay un cambio paulatino desde una orientación al proceso/tarea hacia una orientación al resultado/rendimiento.

Así que dejan de divertirse aprendiendo, y pasan a aprender para aprobar.

Colateralmente este énfasis en “el resultado”  lo  extrapolan a otras áreas de su vida: el deporte etc, llegando con este esquema a la edad adulta: Resultados/Ganar/Éxito/Competitividad

¿Dónde ha quedado la diversión,  el esfuerzo…?

Cuando esto ocurre, el estudiante ya no se divierte con lo que hace, y,  si además, no se logra el resultado (buenas notas etc), entran en juego otros factores , frustración, perdida de confianza, de autoestima, percepción de “yo no valgo”, fracaso escolar.

¿QUÉ SERÍA LO IDEAL?

Mantener un sistema de evaluación continua que  protegiera esta motivación intrínseca, que alentara  la motivación por competencia (centrada en el aprendizaje, en las estrategias de estudio, en el esfuerzo) . Alumnos que fueran guiados por profesores que tuvieran unas altas expectativas sobre ellos, que les ayudaran a conocerse, a descubrir sus talentos y potenciarlos, a autorregular sus emociones y agitaran su espíritu crítico, poniéndoles tareas retadoras y desafiantes conforme a sus capacidades, que les enseñaran a pensar por sí mismos, a perseverar.  Que desterraran la palabra “fracaso” y la sustituyeran por “sigue intentándolo que tú puedes”.

Estos niños se convertirían en adultos comptetente, con buena autoestima y “autoeficaces”. Y ¿cómo es una persona autoeficaz?. Una persona que confía en su capacidad para obtener resultados positivos de aquello que emprenda en su vida. ¿Y si no sale? Siempre habrá habido un buen aprendizaje.

¿Y YO CÓMO PUEDO MOTIVAR A MI CLASE?

No puedes cambiar todo el sistema, pero puedes cambiar tu clase, seas educador, formador, de niños, adultos, grados medios… cualquier puede aportar su granito de arena mientras esté influyendo de alguna manera en la formación de personas jóvenes.

Según mi experiencia: transmitiéndoles tu entusiasmo, enseñándoles con  pasión, siendo nosotros mismos el mejor ejemplo de automotivación, acercando la asignatura a la vida real con ejemplos cercanos y prácticos, interesándote por los alumnos a todos los niveles, conociéndoles, reconociendo con humildad lo que no sabes y aprendiéndolo con ellos, estando presente, con mucho sentido del humor, siendo creativo y dándole una vuelta a la asignatura para hacerla entretenida, retándoles mucho, pregúntadoles qué quieren saber, atreviéndote a sacarlos de su zona de confort, no juzgándoles.

¿IMPOSIBLE?

No, es un buen desafío.

                                                                ¿ACEPTAS EL RETO?

 

Un secreto: las expectativas de los profesores juegan un papel fundamental  en los alumnos pero las madres tenemos un superpoder. Las expectitavas altas de las madres amortiguan las bajas de los profesores. ¡Estamos de enhorabuena! ( al revés también funciona)

Sir Ken Robinson “Las escuelas matan la creatividad”